Destino Madeira (VI): transporte pĂşblico

Escrito por: Jc | Categoría: Al sur | Publicado el: 07-11-2009

El transporte público madeirense se basa en dos pilares fundamentales: taxis y autobuses. Los primeros son de color amarillo piolín con franja azul y curiosamente casi todos Mercedes en estado impecable. La guía de Madeira que me compré recomendaba negociar los precios antes de subir al taxi pero el sistema de cobro que vi es de lo mas normalizado: indicador de libre y número de tarifa en el exterior, taxímetro en el interior, dos euros por bajada de bandera y no recuerdo cuánto por kilómetro recorrido, pero sí que son mas baratos que los de Vigo. Es mas, incluso este ya iba proclamando por ahí que es «Honest man», un hombre honrado, y no os perdáis la decoración del maletero porque es digna de Guillermo Montesinos en «Mujeres al borde de un ataque de nervios».


Taxi honesto

Los autobuses son un color similar y con franja blanca, aquí la Volvo hizo un negoción hace treinta años. Todos los buses son bastante antiguos, escandalosos, espartanos por dentro, en subidas echan mas humo que una locomotora de vapor, van a tirones pero no sé, tienen un encanto especial (para ir de vacaciones y soportarlos cuatro días, para vivir allí es otro cuento). Hay un montonazo de líneas y el paseo maritimo es un hervidero de autobuses que van a todos lados. En las paradas hay planos con las rutas de cada línea pero tan embarullados que nos perdimos dos veces. Si compras el billete en el propio autobús cuesta dos euros, pero hay unas máquinas en las calles donde puedes comprar billetes recargables con un coste de un euro por viaje. Dentro del billete hay algún chip de esos de radiofrecuencia porque al subir al bus pasas el billete por una máquina detectora, te descuenta un viaje y te deja pasar.


Autobús Volvo de hace treinta años

En Madeira no vi ninguna montaña rusa. Probablemente no tengan mucho futuro porque salvo en el centro urbano de Funchal, las calles de la periferia son así:


Cuestas de Funchal

¿Os imagínais qué pasa si mezclamos autobús, muchas cuestas abajo y un conductor con ganas de participar en el mundial de rallyes? ¿Véis qué agarradito va todo el mundo? Por algo es, un cuarto de hora de recorrido te da un subidón de adrenalina que no duermes en tres días. No apto para aquellos dados a los ataques de pánico.


Rallye de Madeira en autobĂşs

Vida media de las pastillas de freno de un autobĂşs urbano en Madeira: quince dĂ­as como mucho.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies