Moros y cristianos en A Sainza

Escrito por: Jc | Categoría: Orense | Publicado el: 29-12-2010

Por familiares que viven hacia el mediterr√°neo s√© que por all√° le dan much√≠sima importancia a las t√≠picas fiestas de moros y cristianos, algo que por aqu√≠ no es de mucha tradici√≥n. Sin embargo rebuscando por internet hay un lugar donde s√≠ hacen una buena fiesta a cuenta del tema all√° por septiembre, aqu√≠ pod√©is ver una galer√≠a de fotos con lo bien que se lo pasan. A Sainza… A Sainza… co√Īo, si por ah√≠ pas√© yo, claro que fue en febrero y en esas fechas ni moros, ni cristianos, ni canci√Īo que nos ladre. Todo lo m√°s un prado, una torre, un cruceiro y para de contar.


Torre en A Sainza

Como uno es de natural equilibrista y tiende a subir, entr√© en la torre y aprovech√© para sacar una foto desde lo alto retratando al √ļnico testigo de mis haza√Īas que vi por los aldededores. Una vez dentro y arriba pude percibir la asombrosa cantidad de cagadas de p√°jaros que hab√≠a por toda la torre. Ca√≠ en la cuenta al apoyar la mano justo en el punto del pasamanos donde no hac√≠a mucho tiempo, a juzgar por lo fresquito del asunto, se hab√≠a aliviado uno que pod√≠a haber sido gracioso pajarito y desde ese momento pas√≥ a ser bicho asqueroso digno de extinci√≥n.


Testigo de mis haza√Īas

Sabias palabras aquellas que dicen “subir o meter siempre es m√°s f√°cil que bajar o sacar”. Subir, hab√≠a subido sin problemas, pero bajar, toc√≥ bajar con el m√°ximo cuidado haciendo equilibrios para no tocar las paredes, ni el pasamanos, ni la puerta, ni nada de nada. Ahora que lo pienso, el caballo estaba tan atento no porque fuera presumido y disfrutara posando sino porque ya se sab√≠a el cuento y estaba esperando para reirse de mi. Qu√© asco el campo, los bichos, el verde y todo lo dem√°s, si por mi fuera, de azulejos pon√≠a todos los prados.

Nota: para aquellos con tan pocas entendederas como sentido del humor, la √ļltima frase ha sido escrita en un contexto humor√≠stico. Asimismo, la naturaleza es la leche medioambiental, valore si es necesario imprimir esta entrada. Ning√ļn animal fue herido, molestado ni acosado sexualmente durante la realizaci√≥n de estas fotos. Cualquier informaci√≥n, opini√≥n, conclusi√≥n, recomendaci√≥n, etc, contenida en la presente entrada no relacionada con la actividad viajera y/o emitida por persona sin capacidad mental para ello como es el autor, deber√° considerarse como no proporcionada ni aprobada por galiciaenfotos.com. Esta entrada y sus anexos pueden contener informaci√≥n confidencial, por lo que se informa de que su uso sin la pertinente autorizaci√≥n de la familia del caballo est√° prohibido por la ley.

Pisos con torre del homenaje

Escrito por: Jc | Categoría: Coru√Īa | Publicado el: 20-12-2010

No siendo tan espectacular como otros ejemplos, en Guitiriz tambi√©n podemos ver una muestra de la huella que nuestros ancestros y sus torres medievales dejaron en algunas mentes. Pisos s√≠, peeeeero, con su correspondiente torre de piedra, que por algo se llama “Torre Pedra” el edificio, en el mas puro estilo “Torre del Homenaje” de los castillos. Y si vienen los del ayuntamiento a querer cobrar alg√ļn diezmo o impuesto, desde las ventanitas podemos hincharnos a tirarles flechas o una olla de aceite hirviendo desde las almenas.


Edificio Torre Pedra

Tras pasar por all√≠ busqu√© informaci√≥n sobre el edificio y parece que estaba a la venta. El anuncio ha desaparecido as√≠ que quiz√° tenga nuevo due√Īo ya, veremos la pr√≥xima vez que pase por all√≠.

Relojes y milarios

Escrito por: Jc | Categoría: Orense | Publicado el: 17-12-2010

Dos cosas destacar√≠a de la √ļltima visita a Puebla de Trives, hace un mes. Bueno, tres, pero una de ellas es lo bien que me sent√≥ un caf√© calentito con el fr√≠o que hac√≠a fuera y al ser una sensaci√≥n inmaterial de momento carezco de la t√©cnica necesaria para fotografiarla, aunque no perdemos la esperanza. La primera es la torre del reloj, tan bonita como siempre en el centro del pueblo al anochecer. Y con la frase anterior no pretendo indicar que la torre est√° en el centro del pueblo s√≥lo al anochecer o que a otras horas se desplace de ronda por las callejuelas, es que cuando me encuentro en la misma frase con objeto directo, indirecto, complemento del nombre, imperfecto y un pluscuamperfecto subordinado, al final siempre me acabo liando con el orden de las cosas.


Torre del reloj en Trives

La torre del reloj se llama así porque es una torre y tiene un reloj (hoy se nota que tengo el día ciertamente agudo) pero no un reloj cualquiera, sino un Seiko. Espero que no sea un Seiko Kinetic de esos que se carga la pila con el movimiento, porque vista la absoluta quietud de la torre, mal iría el asunto.


Reloj de la torre en Trives

El otro hecho destacable fue la aparici√≥n por las calles interiores de un par de miliarios, que hay que ver c√≥mo aparecen miliarios por todos lados √ļltimamente, de los cuales no ten√≠a recuerdo a pesar de haber pasado unas cu√°ntas veces por este pueblo. Se ve que como uno ven√≠a generalmente a pegarse el tute esquiando en Manzaneda, cuando bajaba de la estaci√≥n invernal hecho una piltrafa ni los miliarios reconoc√≠a.


Miliario A

Para distinguirlos, al anterior le llamaremos “Miliario A” y al subsiguiente, “Miliario B” como si fuera un libro de familia moderno con progenitores A y B. V√©ase como con √©ste han hecho bien cerc√°ndolo con una verja y cuatro postes dado que hay tr√°fico por los alrededores y uno de los postes ha evitado que una tragedia alcanzara al cilindro de piedra y, por extensi√≥n, a la civilizaci√≥n occidental que perder√≠a un resto de historia viva. Aunque bueno, viva es un decir porque el piedro me tiene pinta de estar m√°s muerto que carracuca. En todo el tiempo que estuve all√≠ ni se movi√≥, ni pesta√Īe√≥, y eso es francamente muy mala se√Īal.


Miliario B

M√°s menhires ya no caben

Escrito por: Jc | Categoría: Coru√Īa | Publicado el: 22-11-2010

El mismo d√≠a de la visita al Daisy Market aprovechamos la estancia en Coru√Īa para acercarnos a la torre por decimoquinta vez y, mira t√ļ, que no hab√≠a ca√≠do en el paseo peatonal que hay hacia la derecha seg√ļn ves la torre desde la estatua de la rotonda del principio de la subida… bueno, el paseo que hay por all√≠ cerca. Si, vale, a lo lejos en una punta se ve una cornamusa, pero no hab√≠a ca√≠do en que adem√°s se deb√≠a poder llegar a ella por alg√ļn lado. La parienta, con los pies cansados tras hacer kil√≥metros y kil√≥metros por el Daisy, y no siendo de su agrado pasear con un aire que cortaba hasta las ideas, me dio la bendici√≥n y all√° que me fui cargando con la c√°mara, rezando por no ganarme una neumon√≠a porque a todo esto iba uno vestido con configuraci√≥n de ciudad no apta para visitas al polo norte o asimilados. Empiezo el recorrido y me encuentro este cartel. “Menhir pentacef√°lico” ni m√°s ni menos. Arredemo, vamos para el otro lado que esto debe ser algo que muerde o algo peor.


Menhir pentacef√°lico

Emprendemos recorrido en sentido contrario, cinco minutos de caminata para alcanzar una puntita de tierra con forma de acantilado menor en lo alto del cual destacaba la famosa cornamusa realizada de uno de los materiales a los que m√°s cari√Īo les tengo, el hierro oxidado. Obs√©rvese que no miento (habitualmente) cuando aviso del efecto que la lluvia gallega tienen con estos “monomientos” y f√≠jense ustedes en los asombrosos chorretes anaranjados que parten tanto de la base de la cornamusa como del tirachinas gigante que la soporta. Foto, paradita, contemplaci√≥n de la inmensidad del mar, un, dos, respirar, la brisa marina que sale del fondo del mar, y hala, pasamos a la siguiente.


Cornamusa marina

La siguiente, que no era la siguiente parada pero vamos a hacer como si lo fuera. ¡Sorpresón! ¡Un campo de menhires allí plantados! Menhires, sol, luz, cielo azul, agua, aquí me va a salir una foto digna del Oscar fotográfico por lo menos.


Jardín de menhires

Y lo mejor de todo, cómo estaban agujereados se podía ver el mar a través de ellos como si fuera en la televisión. Además, como cada uno tenía el agujero en una dirección diferente, podías ver el mar en muchas direcciones. Impresionante, de veras, es la grandiosidad del arte que nos permite hacer cosas que de otra manera ni siquiera podríamos imaginar.


Menhir con bujero

Visto lo visto, regres√© al coche con el √°nimo henchido de gozo y una sensaci√≥n de bienestar que irradiaba tanta energ√≠a positiva como para hacer poner las gafas de sol a todo aquel que se cruzaba conmigo. Y todo por unos piedros, mira t√ļ, el d√≠a que me toque la loter√≠a primitiva no s√© c√≥mo lo voy a celebrar para superar esto.

La c√°rcel antigua

Escrito por: Jc | Categoría: Coru√Īa | Publicado el: 11-10-2010

Esta es la antigua c√°rcel de Coru√Īa, hoy en desuso para su funci√≥n original y reutilizada para actividades culturales como pueden ser exposiciones o muestras de cine. Tal que as√≠ luc√≠a una ma√Īana de domingo desde lo alto de la Torre de H√©rcules, un sitio desde el que hay que reconocer que las vistas son impresionantes veas hacia donde veas.


C√°rcel de Coru√Īa

Por el Cant√°brico (I)

Escrito por: Jc | Categoría: Lugo | Publicado el: 28-09-2010

Aprovechando unos días libres en agosto nos fuimos a recorrer el norte y así de paso escapar de la ola de calor que teníamos por el sur de Galicia. Recapitulando ahora que ya ha finalizado, no os quejaréis los que os guste la playa porque este verano se ha portado como un campeón, muchos días de sol y calor como no se recordaba. Para los sufridores que no nos gusta el sol, el calor, el verano, la playa, la arena y demás fue otro cantar, pero eso es otra historia.

La idea era establecer la base en Ribadeo y recorrer desde Viveiro hasta Avilés, zona por la que hacía tiempo no pasaba y de la que carecía de un fondo fotográfico como dios manda. El resultado final del viaje cabría calificarlo de sobresaliente. Un tiempo magnífico, calor pero sin agobiar, vimos muchos lugares que no conocía o hacía mucho que no pasaba, hubo mar, monte, playa, actividades variadas, muy buenas comidas y desconexión total de la vida habitual, que al final es lo que se busca.

Ribadeo como pueblo es relativamente peque√Īito, bastante normal, pero con unas cu√°ntas cosas destacables. Lo primero es un edificio en el centro, al lado del Parque de San Francisco, que llama la atenci√≥n desde lejos por sus formas y desde cerca por su triste abandono, aunque parece que lo est√°n reformando. Se trata de la Torre de los Moreno, construida a principios del siglo XX y dise√Īado por un disc√≠pulo de Gaud√≠. Vista desde un lado:


Torre de los Moreno

Vista desde el otro lado:


Torre de los Moreno

Ya veis lo trabajadita que est√°, de la base a la c√ļpula. Esa gaviota, aunque lo parezca, no es de piedra y estaba all√≠ de paso.


C√ļpula de la Torre

Caminando, que es como de veras se conocen las ciudades, vas de una sorpresa en otra. En la calle San Roque aparece de pronto un preciosa casa de indianos, elegante y sorprendente en forma y colores. Ay, qué hartón a sacar fotos con lo que me gustan estas cosas.


Casa de indianos

En cambio bajas al puerto deportivo y mira t√ļ, la modernidad mas moderna hecha ascensor panor√°mico que te sube a un mirador desde el que ver el puerto, la r√≠a, el puente y Castropol justo enfrente. Otra cosa no s√©, pero impactante s√≠ que resultaba un rato.


Mirador panor√°mico


Mirador panor√°mico

Ah, que conste, la serie dedicada a este recorrido se llama “Por el Cant√°brico” pero tuve que echar una ojeada en la wikipedia porque nunca tuve muy claro donde acababa el Atl√°ntico y d√≥nde empezaba el Cant√°brico. Para quien tenga la misma duda, el cabo Estaca de Bares ejerce de frontera entre ambos mares.

En bici por el puente

Escrito por: Jc | Categoría: Pontevedra | Publicado el: 01-04-2010

Pedaleando de vuelta a casa desde la playa y con la torre de San Sadurni√Īo al fondo, esta es la imagen que pude ver en Cambados. La torre forma parte de lo que en su d√≠a era un castillo enclavado en una peque√Īa islita, pensado para defender la ciudad de los ataques de vikingos, moros y lo que se aproximara por la r√≠a porque aquellas eran √©pocas en que si llamaban a la puerta a las cuatro de la ma√Īana igual no era el lechero sino una invasi√≥n, y basta ver algunas pel√≠culas para comprobar c√≥mo se las gastaban aquellos angelitos. Construido en el siglo X, fue destruido y reconstruido varias veces, actualmente en situaci√≥n de ruina y me imagino que por periodo prolongado dado que se ven pocos vikingos invadiendo √ļltimamente por aqu√≠.


Torre de San Sadurni√Īo

Bajo la Torre de Hércules

Escrito por: Jc | Categoría: Coru√Īa | Publicado el: 22-03-2010

Aunque lo mas conocido de la Torre de H√©rcules sea lo que se ve, hay mas que eso. Si quieres ir a la parte superior se entra por la parte baja y para llegar a las escaleras has de hacer un recorrido por pasarelas que discurren entre las excavaciones y los restos del antiguo faro proveniente de los romanos, todo acompa√Īado de sus carteles explicativos para que iletrados escasamente ilustrados como yo podamos recubrir de conocimiento nuestra mas que destacada ignorancia.


Bajo la Torre de Hércules

Vilanova dos Infantes

Escrito por: Jc | Categoría: Orense | Publicado el: 24-02-2010

Como sorprendente podríamos calificar este pueblo en los alrededores de Celanova. Desconocía su existencia y al acercarnos, de pronto se nos aparece un tremendo torreón medieval en medio de las casas.


Vilanova dos Infantes

Alejándonos un poco mas se ve mas el efecto que causa la torre sobresaliendo justo ahí.


Vilanova dos Infantes de lejos

Como pueblo es peque√Īito, rural, est√°n renovando partes y desde la torre hay unas vistas de impresi√≥n. Si pas√°is cerca no os lo pens√©is y hacer una paradita aunque s√≥lo sea por echarle una ojeada.

La Torre de los Clérigos

Escrito por: Jc | Categoría: Al sur | Publicado el: 30-01-2010

No sé si será el punto mas alto de Oporto, pero si no lo es, poco le debe faltar. En pleno centro se levanta la famosa Torre de los Clérigos a la que no sabía que se podía subir así que ya sé lo primero que voy a hacer la próxima vez que vaya por allí. Las vistas prometen ser espectaculares y por supuesto habrá fotos aquí como está mandado.


Torre de los Clérigos

Para ser una foto sacada con el móvil hay que reconocer que da el pego totalmente.