Lagarto, Lagarto

Escrito por: Jc | Categoría: Pontevedra | Publicado el: 06-09-2010

Desde que leí ésta noticia ya sabía yo por donde me tenía que pasar un día. Primer problema, que eso de “dinosaurio de Carregal” es algo vago para localizarlo. Aproveché una mañana de sábado para acercarme por allí, busca que te busca porque aparte de escondida esa calle es bastante revirada, y finalmente apareció ante mis ojos una señora tapia con un dinosaurio en todo su esplendor.


El dinosaurio de Carregal

Mientras le sacaba fotos apareció Manuel, el dueño de la casa y autor de la obra, así como no quiere la cosa nos pusimos de parloteo y me fue contando que lo hizo porque le apetecía, porque le daba mas alegría al muro, estaba todo contento porque hasta venían niños a ver el dinosaurio y (según su versión), los problemas con la Xunta vienen por culpa de un vecino que lo había denunciado, cosa que me creo perfectamente porque cuando denunciar al vecino sea deporte olímpico, los representantes gallegos serán medalla de oro, plata y bronce a perpetuidad. Decir que el muro estorba, que invade la carretera, en fin… parecen ganas de marear la perdiz viendo su situación en esta foto, más si tenemos en cuenta que lo de la izquierda es un apartadero y la carretera continúa por la parte derecha de la imagen así que sobra espacio por todos lados.


Manuel y su dinosaurio

Incluso me contó cómo una niña le dijo porque no le ponía un hermanito y mira, hermanito que le puso. Un ratito más de cháchara y nos despedimos, yo contento con mis fotos, él entretenido en su obra. Qué le vamos a hacer, me encantan estas cosas…


El hijo del dinosaurio de Carregal

Comentarios:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR