Visita al Pazo de Oca (I)

Escrito por: Jc | Categoría: Pontevedra | Publicado el: 20-12-2010

A veces hay monumentos que se te quedan atrás y por mucho que tengas en mente hacer una entrada sobre ellos parece que van pasando, van pasando, y así se cometen herejías como tardar tres años en hablar del Pazo de Oca, uno de los monumentos mas interesantes de Galicia. Para aquellos no versados en el asunto, en Galicia se conoce por Pazo una casona grande generalmente con su iglesia o capilla, jardín anexo, palomar y ciprés, como aclara el famoso dicho “Palomar y ciprés, pazo es”. Por fuera viene siendo así.


Pazo de Oca

Al lado del edificio principal, como no podía ser de otra forma, la iglesia. Aunque no se distinga, el suelo estaba lleno de los restos de una boda reciente.


Iglesia del Pazo de Oca

Pues nada, si hasta aquí hemos llegado, visitarlo tendremos que (lo siento, estoy haciendo las prácticas para el carnet de Yoda y algunas frases se me escapan). Coste de la entrada, 4 euros. O lo que es lo mismo, 666 pesetas. Dios mío, ¡¡¡el precio de la bestia!!!


Cartel en la entrada

Otro cartel justo debajo del anterior nos relata las condiciones de entrada. Curiosa la sexta, “hora de visita de sol a sol”, es la primera vez que veo algo con esa puntualidad tan subjetiva. Por lo menos no ponen impedimento alguno a sacar fotos y más fotos, de figurar entre las condiciones iba a pagar Rita la cantaora.


Otro cartel en la entrada

La entrada se produce con un estudiado protocolo. Llame usted al timbre que está junto a la puerta. Apretado el timbre, resuena en el interior el aullido de una sirena como si los bomberos estuvieran haciendo prácticas en el patio del pazo.


Timbre del pazo

Se abre una ventana en la esquina del piso superior, asoma una señora que a grito pelado nos hacer saber que ya baja. Al rato aparece para abrirnos la puerta, equipada con una riñonera de cobrador en la cual va guardando los dineros que le damos por franquearnos la entrada. “Por ahí es el jardín, por allá también, ustedes a pasear y cuando salgan cierren la puerta. Hale, con dios”. Pues nada, paseemos y de paso saquemos una foto aprovechando la conocida técnica del enmarcado.


Interior del pazo

Dejaremos para una segunda entrada el relato de los interiores, de cómo recorrí los jardines asombrado por la cantidad de árboles, arbustos y fuentes…


Jardín interior del Pazo de Oca

…así como de las estatuas, que dan para escribir otro buen rato. Barcas, pescadores, jarrones e incluso una que me llamó mucho la atención, una especie de mono con cara de estar en trance del que me pregunto qué será eso que le sale de la entrepierna hacia la derecha, porque vamos, menudo armamento parece que tiene el monito…


Estatua del jardín

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR