Conociendo Vigo (V)

Escrito por: Jc | Categoría: Pontevedra | Publicado el: 02-09-2010

Como toda ciudad, Vigo tiene sus monumentos significativos. Hace unos días vimos los primeros, correspondientes a la Plaza de América y la Plaza de España. Hoy vamos a ver una serie de estatuas que componen parte del patrimonio de la ciudad. Empezamos por la estatua en la rotonda de la Plaza de la Industria, todo un símbolo, oiga. Fea con ganas, presenta como principal ventaja que si algún día los extraterrestres deciden invadir Galicia, viendo estas cosas desde la lejanía es probable que escojan otro sitio lejos de aquí como punto de desembarco.


Plaza de la Industria

Siguiente, “ésto” situado en la rotonda junto al cementerio de Pereiró. La recordaba pintada de amarillo, aunque cuando fui a fotografiarla estaba de rojo. Probablemente basada en ésto otro en versión “very-low-cost”. Con su monolito de piedra simil-menhir en la base, por supuesto.


Pereiró

Otra, el Monumento al Trabajo en la Gran Via, una serie de pescadores desnudos extrayendo unas redes de la fuente de la que dudo que saquen algo porque la gente es una guarra, tira basura al agua en vez de a las papeleras y no creo que queden muchos peces. Perdón por la calidad de la foto, cosas de hacerlas con el móvil.


Monumento al trabajo

Esta es conocida no sólo por los marineros, ni por las redes, ni por la fuente, también por el tamaño y detalle de los atributos de los pescadores desnudos en una época en que estas cosas no se solían ver en estatua.


Monumento al trabajo

El nadador de Montero Ríos, algo amorfo y con esas patas de click de famobil detrás que no pegan ni con cola, pero bueno, me permito opinar porque como soy un cateto ignorante (y nací en Vigo) no me callo ni debajo del agua.


Nadador

Mi favorita, el nadador de la Plaza de la Estrella. Menos amorfo y mas logrado que el anterior. De haberla hecho yo probablemente habría puesto a cierta distancia detrás una aleta gigante de tiburón en clara alegoría a que incluso durante los momentos de disfrute pueden aproximarse problemas por la retaguardia con lo cual es preferible echar la vista atrás y recordar que no siempre hemos estado así de bien aunque no necesariamente tengamos que estar mal porque los tiburones pueden venir en son de paz y ser tus amiguitos. Las alegorías es lo que tienen, a veces cuesta entenderlas.


Otro nadador

Obsérvese, por cierto, el musgo en el pelo del nadador. La semana que viene profundizaremos en éste tema.

Comentarios:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR