Indianos

Escrito por: Jc | Categoría: Coru√Īa | Publicado el: 28-06-2010

Por tal nombre se conoce a aquellos que emigraban a América, volvían con dinero y generalmente revertían parte de lo obtenido en beneficio de los lugares donde nacieron. Tal es el caso de Fernando Blanco de Lema, que emigró a Cuba y aunque no llegó a volver, en su testamento dejó una fortuna de la época para la construcción de dos colegios, lo que se hizo a través de una fundación que lleva su nombre. Aquí se puede ver su biografía e historia en la página de la fundación.

A día de hoy uno de esos colegios es el Instituto de Educación Secundaria de Cee, en la imagen, con una estatua en memoria de Fernando Blanco sobre un pedestal y la jodía sombra del semáforo que no hubo forma de evitar.


Estatua de Fernando Blanco

He tenido la suerte de conocer a una persona que trabaj√≥ aqu√≠ hace unos a√Īos y la historia del centro es de lo mas interesante. Durante una charla informal me contaron que hasta la guerra civil era un colegio mixto, se le daban clases a ni√Īos y ni√Īas y era como una escuela laboral, todos sal√≠an sabiendo un oficio. Es m√°s, se dec√≠a que en aquellos tiempo todas las chicas del pueblo sab√≠an escribir a m√°quina o tocar el piano, seg√ļn sus habilidades.

Me hablaron de aulas grandes, fr√≠as, sin calefacci√≥n, ventanales altos con cristales rotos que no repon√≠an por lo exiguo del presupuesto. Un laboratorio de f√≠sica con una reproducci√≥n a escala de de la m√°quina de vapor de Watts que funcionaba y otras m√°quinas antiguas, obsoletas, pero casi piezas de museo. Un laboratorio de ciencias con una gran colecci√≥n de f√≥siles, otra de minerales y piedras, otra de conchas, animales disecados. Un piano en la sala de profesores, un contrabajo, violines con uno etiquetado como “Stradivarius” que aseguraban era verdadero (aunque a mi tambi√©n me cuesta creerlo). Cuadros de Federico de Madrazo, entre ellos alguno que fue restaurado para llevarlo a El Prado y formar parte de la exposici√≥n conmemorativa del bicentenario del pintor. Una capilla en marmol blanco donde reposan las cenizas del propio Fernando Blanco, una colecci√≥n de casullas y otros instrumentos eclesiales, etc. Un jard√≠n precioso, lleno de especies ex√≥ticas, pero muy mal conservado. Aulas hasta en el desv√°n abuhardillado y la torre donde descansa la maquinaria del reloj permanec√≠a cerrada.


Estatua de Fernando Blanco

Ya véis qué historia. También me dijeron que varias veces se habló de convertirlo en un museo, pero como suele pasar, nada de nada. Una pena.

Comentarios:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR