No muy buena idea

Escrito por: Jc | Categoría: Humor | Publicado el: 08-09-2010

Tener un llamador en la puerta para que el visitante haga saber su llegada ha sido una constante desde tiempos inmemoriales. Pero tener un llamador en la puerta en zona de marcha nocturna quiz√° no sea tan buena idea, sabiendo como sabemos las ganas de gracia de aquellos que tienen obnubiladas las facultades mentales, bien por cuestiones de total ausencia neuronal, bien por ingesta en exceso de l√≠quidos espirituosos, lo que puede incitar a montar de madrugada un concierto de llamador y orquesta para desespero del morador de la casa. En estos casos tenemos tres opciones: esperar al concertista tras la puerta, y a ser posible acompa√Īado por una escopeta para reforzar las razones propias a la vez que propiciar el entendimiento persuasivo, desmontar el llamador por las noches o como tercera opci√≥n la que aqu√≠ mostramos, recubrir el llamador de un material amortiguador o absorbente para minimizar el sonido hasta el umbral de lo imperceptible. Aunque correcto en la teor√≠a, la pr√°ctica nos dice que nunca faltar√° quien pase por aqu√≠ acompa√Īado de un martillo para suplir las carencias del llamador. Por eso si se diera este mismo caso en vuestra casa, en aras de una mayor celeridad en la soluci√≥n os indicar√© que la opci√≥n con mayor probabilidad de √©xito es la primera, la de la escopeta, o en su defecto un garrote grande como aquellos tan de moda en los bares de la meseta castellana que pon√≠an “Libro de reclamaciones” tallado en el bast√≥n.


Llamador

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR