Por el Cantábrico (III)

Escrito por: Jc | Categoría: Lugo | Publicado el: 12-10-2010

Tras haber comido y recargado pilas aquí, nunca mejor dicho, encaminamos nuestros pasos hacia la Playa de las Catedrales para ver la romería, que aunque no esté formalmente constituida, basta que un día en plena bajamar alguien diga que ha visto una mancha con forma de Jesucristo en uno de los arcos de la roca y ya la tenemos liada. Para los que no la hayáis visitado, la Playa de las Catedrales es muy chiquitita con la marea alta, pero según va bajando y puedes caminar por la orilla, va dejando al descubierto arcos de piedra con forma de contrafuertes de catedral, de ahí el nombre.

Los pobres que trabajan como salvavidas ponen una señal de prohibido el paso al final de donde se puede pasar con seguridad, conforme baja la marea la van desplazando un poquito más allá, otro poquito, etc. La mayor parte del tiempo lo pasan pegando pitidos para que retrocedan los que son sordos, se hacen el sordo o son idiotas directamente e ignoran la señal. Con marea alta hay relativamente poca gente, pero conforme empieza a bajar aparece una marabunta que se aburre esperando a que lo salvavidas dejen pasar así que se suben a todo lo que encuentran. Por ejemplo, a los arcos de piedra. Pero no sólo gente joven, se ven niños y abuelas ejerciendo de cabra montés sin hacerse el mas mínimo rasguño. En cambio yo el año pasado piso un poquito de lado una piedra y me gano un esguince. Si hubiera justicia en el mundo ésto no podía pasar.


Gente por los arcos

Una vez que la marea ha bajado lo suficiente llegas a los últimos arcos, que son éstos. ¿Qué dice usted de marabunta, oiga, si ahí no se ve nadie?


Arcos de la playa

No, ahí no, pero si retrocedes unos pasos ni os cuento lo que había. Cienes y cienes de personas humanas esperando su turno para sacar una foto como la de arriba unos, como la de arriba con parienta otros. Llegará el día que pongan un chisme de esos de dar número como en los supermercados.


Romería en los arcos

Y seguía llegando gente, más y más, venga personal hasta los últimos arcos. Y venga gente con trípodes, y venga uno con dos cámaras panorámicas, señoras, señores, niñas, niños, abuelos, abuelas, altos, bajos, gordos, delgados, de todo había allí.


Sigue la romería

Por supuesto también había seres con deficiencias cognoscitivas o escasa capacidad lectora, porque ni fueron capaces de descifrar la señal, ni entender su significado, ni leer las letras. Qué mas da que ponga que no te puedes bañar… si hay agua y hace calor sí que puedes, hombre.


Dos que no saben leer

Comentarios:

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información sobre las cookies

ACEPTAR