Ha nacido una estrella

Escrito por: Jc | Categoría: Ocio | Publicado el: 10-02-2010

Y de casualidad, por variar. Entrando en Los Ancares recordaba un castillo en lo alto, mir√© el mapa Michel√≠n de hace cuatro a√Īos (insisto, los GPS son para cobardes) y en el primer sitio que vi el dibujito de un castillo all√° nos fuimos. Buscaba el castillo de Doir√°s pero el que apareci√≥ fue el de Balboa. Bueno, ni eso, porque al principio no aparec√≠a el castillo ni de broma. Llegamos a la hora de comer y lo primero que vimos fue una iglesia. Luego esta palloza, una de esas casas circulares con tejado de paja, en el centro del pueblo.


La Palloza de Balboa

Entramos, estaba oscurito, echamos una ojeada y co√Īo, qu√© sorpresa, si es un restaurante con sus mesitas, sus sillitas, su chimenea gigante en el centro y su escenario, supongo que de noche habr√° copas y fiesta. Fijaros c√≥mo es el tejado, vigas de madera distribuidas de forma radial, ramas cruzando y por encima de todo, el techo de paja. Construcci√≥n 100% natural.


Segundo plato

¬ŅComemos aqu√≠? Pues nada, comemos. Mi madre, qu√© comilona. A escoger entre seis primeros y seis segundos, todos apetecibles, nos pedimos un crepe de espinacas y pi√Īones con salsa de pimienta para empezar, de segundo la parienta opt√≥ por las carrilleras y yo por el codillo a la cerveza. Tarta de casta√Īas y biscuit de almendra con chocolate caliente para postrear, pan, vino, caf√©s, cuando a la hora de pagar me dicen veintiocho euros es que lloraba de alegr√≠a… diorm√≠o, esto es el para√≠so.


Segundo plato

Apuntarlo en vuestras agendas, si alguna vez pasáis por la A-6 en la frontera entre Galicia y León, coged la desviación de Ambasmestas y tirad hasta Balboa si queréis disfrutar de la buena mesa. El estómago os lo agradecerá.

Parador de Verín

Escrito por: Jc | Categoría: Orense | Publicado el: 10-02-2010

Quiero desde aqu√≠ expresar mi reconocimiento al Parador de Ver√≠n por su inestimable ayuda a la mejora de mi calidad de vida. Habiendo llegado castillo de Monterrey cuando a√ļn estaba cerrado, bajamos aqu√≠ para tomarnos un caf√© en la terraza situada a la derecha de la entrada principal, que es esto que v√©is en la foto. El calorcito, la tranquilidad, el caf√© y la compa√Ī√≠a constituyeron uno de esos peque√Īos momentos cotidianos que no tienen precio. Para todo lo dem√°s, Mastercard. Por supuesto, una porquer√≠a de cielo gracias a las nubes blancas pero qu√© le vamos a hacer, el respetable p√ļblico ha de asumir que a veces prima la calidad del testimonio frente a lo destacable de la fotograf√≠a.


Parador de Verín

Tambi√©n descubr√≠ algo que me puso los dientes largos, y muy largos: la piscina. Yo soy poco de playa, pero cuando pillo una piscina de agua templadita por banda no salgo hasta que tengo los dedos enchuchurr√≠os de tanta humedad o hasta cumplir con la ceremonia de las cien panzadas. No me dig√°is que la piscina del parador no est√° diciendo ¬ęb√°√Īate, b√°√Īate¬Ľ, uno de esos d√≠as calurosos de verano tiene que ser una verdadera perdici√≥n.


Piscina del parador

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.M√°s informaci√≥n sobre las cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies